28 / Septiembre / 2015

10 errores que se pueden evitar en la gestión de la medicina diagnóstica

medicina diagnóstica

La sobredosis de medicamentos o errores en la técnica quirúrgica generan un impacto inmediato sobre la salud y, por eso, quedan más claros para el paciente, sus familiares y el propio equipo médico. Pero, la verdad, es que esas fallas no son las que más ocurren en los servicios de salud. Las fallas relacionadas a los diagnósticos — errados, no realizados o retrasados — son más comunes en la práctica médica y las que más impactan la salud del paciente, aunque a menudo pasan desapercibidas y no se resuelven.

Son varios los errores de gestión que pueden afectar el funcionamiento de la medicina diagnóstica y contribuir para la ocurrencia de esas fallas, colocando la vida de los pacientes en riesgo. Es por esto que seleccionamos los 10 principales errores que se pueden evitar en la gestión de la medicina diagnóstica para tener un sector más eficiente. ¡Echa un vistazo!

Atrasos en la comunicación entre los sectores

A veces, el examen que ya se realizó, también se le emitió el informe médico, sin embargo el médico que espera el resultado no sabe y acaba tomando decisiones sobre el tratamiento sin esas informaciones. La gestión de la medicina diagnóstica debe, por lo tanto, acelerar la comunicación de ese sector con el resto del hospital. El médico debe ser informado así que el examen esté listo. Eso se puede hacer, por ejemplo, por medio de la instalación de un sistema PACS (Picture Archiving and Communication System), que permite la distribución y el almacenamiento de la imágenes, ofreciendo acceso universal a esos datos.

Inconsistencia de los servicios

Si se pide un rayo-X durante el turno de la mañana, él es realizado en máximo una hora. Y en el turno de la noche, el mismo examen puede demorar hasta tres o cuatro horas para quedar listo, lo que puede perjudicar el tratamiento del paciente. Es necesario que los servicios de la medicina diagnóstica sean consistentes y confiables, independiente del turno, de los técnicos responsables y de los empleados del turno, con todos en el equipo estando entrenados y capacitados para ofrecer un servicio de la más alta calidad y eficiencia.

Falla médica

Imagen de baja resolución, en ángulos difíciles o sobrepuestos pueden dificultar la visualización de un cambio y la realización del diagnóstico correcto por el médico radiólogo. Por lo tanto, es necesario garantizar que el software de procesamiento de imágenes sea lo mejor posible, ofreciendo todas las herramientas para que el radiólogo realice el diagnóstico correcto. Un visualizador ideal contará con visión comparativa, fusión de imágenes, reconstrucción 3D/4D y planos ortogonales, entre otras funcionalidades.

Dificultad de acceso a los resultados

Si el médico no tiene acceso al resultado del examen, no tiene sentido haber realizado el examen. Lo ideal es que el examen esté disponible en cualquier computador, tablet o smartphone, dependiendo sólo de un buen acceso a internet para ingresar. Así, no es necesario perder tiempo desplazándose al sector de medicina diagnóstica para buscar los resultados y sólo se debe llevarlos al médico.


Emisión lenta de Informe Médicos

Con la digitalización de los exámenes, la emisión del informe médico se convierte la etapa más lenta de todo el proceso. Para agilizar, se puede usar un sistema de reconocimiento de voz, que permite que el informe médico sea dictado por el radiólogo para que quede listo. Como el tiempo de conversación es mucho más corto que el tiempo que llevaría digitando, el informe médico queda listo más rápido y sin errores de digitación. Además de eso, si el software del sector de medicina diagnóstica permite que las imágenes estén disponibles en cualquier aparato electrónico, no es necesario que el radiólogo este en el hospital para emitir el informe médico.

Ausencia de gestión de calidad

¿Cómo anda el funcionamiento del sector de medicina diagnóstica? ¿Cuantos exámenes son realizados por mes? ¿Cuál es el examen más común? ¿Cuál es el tiempo de espera para la realización de exámenes? ¿Qué se puede hacer para mejorar el servicio de atención? ¿Será que es necesario comprar más de un aparato de rayo-x? ¿Es hora de contratar más de un técnico? Todo esto puede ser respondido por el análisis de las informaciones obtenidas en un buen sistema de gestión. El sistema emite automáticamente informe, gráficos y estadísticas que analizan todo sobre el sector de medicina diagnóstica y mejoran el servicio ofrecido a los pacientes.

Demanda encima de la capacidad de producción

La demanda de exámenes dentro de un hospital normalmente es enorme, más no puede, de forma alguna, superar la capacidad del sector de medicina diagnóstica, ya que la realización de los exámenes en el momento preciso es crucial para el bienestar del paciente. Además de eso, si el servicio consigue funcionar sin afanes, evita sobrecargar el personal y la ocurrencia de errores humanos.

Equipo desmotivado para los cambios

Muchas veces, las ideas para mejorar el sector de medicina diagnóstica son exageradas, pero no se consiguen concretizar. Esto puede ocurrir por la desmotivación del equipo para aceptar y apreciar los cambios. Es necesario estimular todos en el equipo para que se encuentren los errores en los procesos diagnósticos y los solucionen, dejando claro cuáles son los beneficios que esos cambios producirán, tanto para el propio equipo como para los pacientes.

Uso de sistemas no certificados

¿Cómo saber si un sistema de gestión es realmente bueno? La certificación por una institución de renombre es una de las mejores formas de confirmarse la calidad de un servicio. En Brasil, tenemos Anvisa, que monitores todos los softwares relacionados a la salud antes de estos ser ofrecidos al mercado. Sin embargo, existen también instituciones internacionales como el HIPPA (Health Insurance Portability and Accountability Act) e IHE (Integrating the Healthcare Enterprise), que certifican softwares para clínicas y hospitales en todo o mundo, garantizando su eficacia.

Rechazo a la tecnología

La substitución de las láminas y radiografías por los exámenes digitales reduce los costos con impresión, mejora la calidad de las imágenes y del procesamiento, facilita el diagnóstico, aumenta la eficiencia operativa y reduce el tiempo de la realización del examen hasta la emisión del informe médico. Por lo tanto, no hay porque luchar contra la evolución tecnológica de la medicina diagnóstica. Además de todas esas ventajas, los recursos economizados todavía pueden ser direccionados para otras inversiones en tecnología, como en el equipe de IT y en la instalación de softwares.