24 / Julio / 2018

Anatomía patológica proporciona precisión y detalle al diagnóstico

Anatomia Patológica

La calidad de la asistencia en Salud está directamente relacionada a diagnósticos precisos, rápidos y eficaces. Para lograrlos, las organizaciones invisten, cada día más, en la anatomía patológica,para la identificación de diversas enfermedades – entre ellas, los más variados tipos de cáncer. Se trata de un tipo de especialidad médica, así como la cardiología o la anestesia, por ejemplo. “En la patología, el diagnóstico de enfermedades se hace a través de exámenes macroscópicos y microscópicos realizados en muestra de células y tejidos”, explica Aloísio Souza, patólogo del Grupo Fleury, en Brasil.

Ejemplos de exámenes de anatomía patológica son la prueba de papanicolau, la punción de tiroides y el análisis de células cancerígenas. “Esos y otros procedimientos similares se realizan a partir de un fragmento de tejido, cuando se necesita hacer biopsia. El tejido puede ser la mama, piel, hígado, tumor o cualquier otro órgano del cuerpo”, resalta Aloísio. Según el médico, los fragmentos son nombrados “muestras nobles”.

El proceso cumple algunas etapas importantes. Inicialmente, se realiza la toma de muestra, por medio de la biopsia, aspiración, punción o cirugía. La identificación del material recolectado es la segunda etapa. “En la muestra, hay que presentarse el nombre del paciente y, otras dos identificaciones, por lo menos – fecha de nacimiento y nombre de la madre, por ejemplo”, explica el médico. Además, según el especialista, el seguimiento de la solicitud médica se debe hacer con lo máximo de informaciones posibles del individuo, como sexo, edad, etnia y región lesionada. En esa etapa, un sistema de gestión, basado en el chequeo con código de barras, permite más seguridad en la identificación de las muestras.

El almacenamiento de tejidos se hace en formol, para que se preserve el material. Antes del análisis, se procesan y se tratan las muestras de la manera más adecuada para cada tipo de material. Si sea un pedazo de tejido, por ejemplo, se puede fragmentarlo y ponerlo en bloques de parafina. Después, se realizan las pruebas para que se defina el diagnóstico, que pueden involucrar cortes, coloración del tejido, examen macroscópico y microscópico; y solo entonces se emite el informe médico.

El documento debe contener las características del material recibido, sus detalles y su posible diagnóstico. Además de eso el patólogo debe identificar se hay o no la necesidad de hacerse exámenes complementarios. Con la integración de los Sistemas de Comunicación y Archivo de Imágenes (Picture Archiving and Communication System – PACS) y Sistemas de Información en Radiología (Radiology Information System – RIS), la herramienta de reconecimento de voz permite agilidad, ya que el radiólogo no necesita interrumpir el análisis de la imagen para digitar o transcribir el informe médico.

Los hospitales que invisten en centros de diagnóstico de anatomía patológica incentivan también a la investigación multidisciplinaria de los casos, ya que el patólogo generalmente actúa en consonancia con otros especialistas. De esa manera, los diagnósticos son más precisos y se disminuye los casos de errores médicos. Para ello, profesionalizar la gestión del sector es fundamental.

 

Calificación

Es fundamental que los gestores de los centros de medicina diagnóstica y de los hospitales intenten siempre lograr la máxima calidad y eficiencia. Según el especialista, procesos de acreditación pueden ser un buen camino. “Ellos unen la calificación del equipo técnico, la adecuación a la legislación, la seguridad ambiental y la seguridad del trabajo y de la información del ciudadano. Todo el equipo debe movilizarse”.