21 / Septiembre / 2015

De quien es la información del expediente clínico

prontuário

La ética médica no es secreto para nadie. Se sabe que el médico debe guardar toda y cualquier información sobre el paciente de manera segura e inviolable. Lo que no está claro es que, si bien es un secreto profesional y que él queda como el guardián de estos datos, la información. en realidad pertenece al paciente.

La ficha clínica médica es formada por documentos con todos los registros de procedimientos, exámenes, condiciones físicas y demás informaciones del paciente. Es como un expediente, que además de aclarar las informaciones médicas y la toma de decisiones clínicas, sirve para demostrar la calidad de la atención y elaborar estadísticas clínicas y administrativas.

Instrumento valioso para el paciente, para el médico y demás profesionales de salud, la ficha clínica contribuye para la enseñanza, investigaciones, elaboración de censos y propuestas de asistencia a la salud pública. Por eso, la obligación de proteger el expediente clínico también recae sobre el hospital. Además de eso, eventualmente colabora para la defensa del profesional, caso este sea responsabilizado por algún resultado atípico o indeseable.

La Constitución Federal de 1988 garantiza a todas las personas la inviolabilidad de su honra, imagen, intimidad y vida privada. Revelar datos de un expediente clínico es antiético y un acto criminoso, según el artículo 154 del Código Penal Brasilero.

Una resolución del Colegio Federal de Medicina garantiza el sigilo de un expediente clínico. El profesional sólo puede usar esas informaciones en situaciones muy especiales como: deber legal, justa causa o autorización expresa del paciente.

El sigilo sobre la ficha clínica debe archivarse incluso después del fallecimiento del paciente, al final solamente este podrá autorizar su divulgación en documentos previamente elaborados y registrados.