15 / Marzo / 2018

Especial cloud en la Salud #1: los impactos de la computación en la nube en los hospitales

Computação em nuvem

La tecnología es una herramienta indispensable a las actividades cotidianas de la sociedad, en las más diversas áreas. En el sector de la Salud, esa evolución ha permitido el desarrollo de la cloud computing, o computación en la nube, que es la entrega de soluciones de IT como servicio. Además del formato diferenciado de cobro, el modelo trae flexibilidad, ya que las aplicaciones están disponibles a través de cualquier computadora, tableta o celular que esté conectado al Internet. 

Aunque ya sea ampliamente utilizada en otras industrias, la computación en la nube todavía da sus primeros pasos en el universo de la Salud. Pensando en eso, MV ha preparado una serie de contenidos especiales acerca del tema. En este texto, el enfoque es la aplicación de la nube dentro de los hospitales.

Esas Organizaciones, cuando son informatizadas, generan un gran volumen de datos y, por lo tanto, necesitan hardware y servidores potentes para guardar las informaciones. Con la nube, el principal cambio es la reducción o extinción completa del Data Center (Centro de Procesamiento de Datos). Eso modifica la forma como se contabiliza la tecnología, que deja de ser enmarcada como Despensa de Capital (Capital Expenditure – Capex) – que son las inversiones en bienes de capital; es decir, todo lo que la empresa adquiere físicamente, como, por ejemplo, una computadora –, y se convierte en Despensa Operativa (Operational Expenditure – Opex) – es decir, se paga por el servicio de almacenamiento en la nube. 

Evaluar informaciones con agilidad y asertividad, prevenir y controlar surtos de enfermedades, bien como crear protocolos de atención, son algunas de las posibilidades ofrecidas por la adopción de la computación en la nube en el hospital. Cuando guardados a través de la tecnología, los datos del Historial Clínico Electrónico del Paciente (PEP) pueden ser accedidos con más facilidad. Eso significa decir que el médico puede consultar en tiempo real los datos acerca de algunas alergias de un individuo, por ejemplo, antes de realizar una cirugía, aunque él aún no se encuentre en el hospital en donde se realizará en procedimiento.

Esa misma facilidad contempla los datos guardados por los sistemas de gestión (Enterprise Resource Planning – ERP). La computación en la nube mejora el encuentro de las informaciones de back office con las asistenciales, permitiendo una administración más eficiente. Cuando eses datos son ejecutados a través de las herramientas de Business Intelligence (BI), analytics y big data, permiten todavía la creación de insights de negocios que pueden cambiar los rumbos de un sector o de todo un hospital.

La computación en la nube también cambia la rutina de grabación de exámenes de diagnósticos por imagen, ya que los gráficos, informes y los demás datos generados por el Sistema de Archivo y Comunicación de Imágenes (Picture Archiving and Communication System – PACS) y por el Sistemas de Informaciones de Radiología (Radiology Information System - RIS) son, en general, extensos y exigen data centers potentes – y, consecuentemente, costosos. A través de la nube es posible reducir costos y tener la misma calidad y facilidad en al acceso a los resultados.

 

Seguridad 

Uno de los principales puntos que aún impiden el avance de la computación en la nube en los hospitales son las preocupaciones que existen con relación a la seguridad de la información, teniendo en cuenta que una eventual pérdida de los datos del paciente implicaría en dificultades en la prestación de servicios de Salud. Sin embargo, la evolución de la tecnología ha logrado niveles que permiten la protección de los datos: la criptografía y los demás cuidados evitan la fuga de informaciones.