22 / Febrero / 2018

Gestión hospitalaria: del fee-for-service al pago basado en valor

Pagamento por Performance

El modelo de remuneración tradicional, basado en el pago por servicio ejecutado, es lo que prevalece actualmente en los hospitales brasileños. Entre las alternativas discutidas por la gestión hospitalaria para ese modelo, está el pago por performance, estando parte de la remuneración vinculada a la calidad de la atención ofrecida al paciente. Se trata de una tendencia mundial se considera, según los especialistas, una evolución necesaria para la sustentabilidad del sector. El pago por el servicio (fee-for-service) se creó en los Estados Unidos en la década de 1930. Funciona de la siguiente manera: todo que se utilice en la atención, incluso materiales y recursos humanos, se lista en una factura detallada. La remuneración de cada servicio, como consulta, hospitalización, exámenes y otros se hace basada en una tabla de valores predefinidos que, cuando se cierra, se envía a la administradora de Salud responsable del pago. 

El problema de la modalidad es el estímulo al volumen y a la complexidad de los servicios, sin considerar la calidad, que debe ser el enfoque de todo el hospital. Es lo que afirma el médico y presidente de 2iM, empresa brasileña, César Abicalaffe. “Es un modelo basado en la producción. Cuando más recurrente y más completo es el caso, mayor será la remuneración. Autores afirman que ese concepto lleva al tradicional incentivo de prácticas inconsecuentes de costos.” De acuerdo con el especialista, en todo el mundo, alternativas se crean a cada día para vincular parte de la ganancia del prestador a la calidad de la atención ofrecida. Lo que se busca son alternativas que transfieran parte del riesgo y de la responsabilidad del cuidador al prestador, siempre enfocando en la calidad de la asistencia al paciente.

Entre los nuevos modelos en discusión, está el pago por performance, que ofrece más modelos de pago basado en valor (value-based payment). Esa modalidad prioriza la calidad de la atención al paciente. La evaluación se hace teniendo en cuenta la relación entre lo que realmente interesa al paciente y el costo necesario para atenderlo. “Mientras mejor sea la calidad y menor el costo para ofrecer el servicio con buena calidad, mejor será la entrega del valor para el paciente. Así que, ese valor es el componente más importante del pago”, explica Abicalaffe.

Además del pago por performance, ya discutido en Brasil, existen otras alternativas de pago basadas en el valor que están en proceso de expansión, especialmente en los Estados Unidos y en países de Europa:

- Pago basado en poblaciones: asociación del pago por capacitación, de manera que los proveedores de servicios reciben un valor fijo por vida en una determinada área de alcance, vinculada a un componente de valor.

- Pago basado en suceso o pago por bundle: se adoptan valores fijos, ajustados por el riesgo, acordados entre el prestador y la administradora, para remunerar una determinada condición clínica. Cubre todos los servicios e infraestructuras necesarias para el tratamiento de una condición clínica en todo el ciclo de cuidado o en un tiempo definido para condiciones crónicas.

- Pago por presupuesto global: provee un montante fijo de financiamiento para un determinado hospital durante un periodo fijo de tiempo (normalmente un año) para una población específica, en lugar de aplicar tasas fijas para servicios o casos individuales.

El especialista recuerda, aún, que mucho se habla en pago por Diagnóstico de Grupos Relacionados (Diagnosis Related Groups - DRG), pero todavía se considera ese modelo como fee-for-service. “Será basado en valor, en el caso de que se vincule a él una parte de la remuneración considerando la performance”, explica.

Abicalaffe cree que la tecnología aplicada a la gestión hospitalaria es un factor crítico para el cambio del modelo de remuneración. “Para medir la calidad, performance o valor, es necesario tener datos consistentes para que se críen indicadores relevantes y concretos científicamente. La tecnología de la información permite eso y se convierte en uno de los pilares del nuevo modelo de remuneración. Cuando hay un sistema de gestión implementado, se puede usar los datos del Historial Clínico Electrónico del Paciente (PEP), sistema de costos y otros sistemas, como laboratorio, farmacia, imagen, pero que estén debidamente integrados”, afirma el especialista.

Él resalta, aún, que la adopción de un modelo de remuneración basado en valor exige una evolución y preparación de la gestión hospitalaria, lo que puede llevar tiempo. Por eso, modelos híbridos son indicados como una alternativa, vinculando a los modelos tradicionales un componente de performance. Por ejemplo, los indicadores de performance pueden mejorar de manera considerable la calidad de la asistencia y reducir los costos, si sean adecuadamente medidos. “El cambio del modelo de remuneración es necesario. El mercado no es suficiente tan solo con eso. El modelo de remuneración actual distorsiona y tendenciona la lógica de la asistencia y el impacto en los costos es directo. Usar el valor bajo la perspectiva del paciente es producir una atención con más calidad y menor costo. Esa es la fórmula para la sustentabilidad del sistema”, enfatiza Abicalaffe.