25 / Enero / 2018

Hospital Digital: La interoperabilidad como factor esencial para avance en la HIMSS

Interoperabilidade

Lograr los niveles 6 y 7 de la acreditación es el objetivo de todo hospital que desea informatizar sus procesos de trabajo; interoperabilidad de sistemas es uno de los principales requisitos de los niveles más altos

Hablar sobre interoperabilidad en la Salud es pensar en la capacidad de integración de diferentes sistemas de información, con el objetivo de comunicar e intercambiar datos. Para que eso suceda, se necesita estándares de lenguaje y protocolos, ya que, con ellos, las informaciones compartidas podrán ser accedidas por profesionales de Salud, laboratorios, hospitales y pacientes, independientemente de cuál sea su sistema o proveedor. El concepto es, dicho sea de paso, decisivo en la obtención de los niveles más altos de la acreditación hospitalaria de la Sociedad de Información en Salud y Sistemas de Gestión (Healthcare Information and Management Systems Society - HIMSS), con enfoque en Hospital Digital.

El auxilio en el cambio de informaciones con las operadoras de Salud, laboratorios y otros ocurre a través del acceso facilitado por la interoperabilidad: si un paciente es atendido, por ejemplo, en un hospital de Santiago de Chile, y necesite cambiar informaciones por un médico de la Ciudad de Panamá, ellas podrán ser accedidas a cualquier momento.

Los cambios provenientes de esa integración van más allá del factor económico. La interoperabilidad permite la reformulación en la manera como la asistencia médica es ofrecida. Según los médicos, la disponibilidad de los historiales clínicos completos permite que se relacionen los nuevos diagnósticos con los antiguos, hacerse un estudio profundizado del caso que se tratará y, así, servir de apoyo a la decisión sobre el mejor tratamiento. La disponibilidad de ese historial médico influye en la seguridad del paciente, porque si el caso sea, por ejemplo, el de una persona alérgica a una determinada fórmula, eso sería uno de los primeros datos a chequearse en su registro clínico.

En ámbitos financieros, la interoperabilidad puede ayudar a ahorrar recursos. En muchos casos, se rehacen exámenes de rutina de acuerdo con en cambio, ejecutado por el paciente, de la unidad de Salud, porque no se puede accederlos, lo que genera costos que se pueden evitar.

 

Desafío

En 2012, solo 5% de los hospitales en Brasil contaban con el sistema electrónico de registro implementado. Tener el diferencial de la competitividad en el sector fue lo que resultó la obtención del reconocimiento de la HIMSS como prioridad para diversas organizaciones de Salud.

HIMSS es la mayor asociación de informática en Salud del mundo, con enfoque en la mejora del sector a través del uso de la tecnología de la información (TI). La certificación se divide en ocho niveles (de 0 a 7), siendo el 6 y el 7 los que más se anhelan. El nivel 6 tiene en cuenta la interoperabilidad interna, es decir, la integración entre todos los sistemas internos del hospital, con circuito cerrado de medicamentos con revisión en cama y documentación médica integrada a los sistemas de apoyo a la decisión clínica.

El nivel 7 evalúa la interoperabilidad externa, con un hospital completamente paperless, que utilice 100% de las funcionalidades del Registro Clínico Electrónico del Paciente (PEP), por medio de BI y analytics para mejorar la atención y comunicación con los demás actores que participan de la asistencia al paciente, como operadoras de Salud, laboratorios, proveedor y otros.

Lograr el nivel 7 es, todavía, tomado como un gran desafío por la mayoría de los hospitales brasileños, exactamente por la interoperabilidad.