08 / Febrero / 2018

Innovación en la Salud: aplicaciones ayudan a empoderar el paciente

Aplicativos na Saúde

Aplicaciones para dispositivos móviles son esenciales en la ejecución de varias tareas del cotidiano, de conversas instantáneas o transporte particular, por ejemplo. Cuando se trata de la Salud Digital, ya no es tan solo una herramienta fitness, sino un importante recurso de innovación, por ejemplo, en el apoyo al diagnóstico y en la prevención de enfermedades y agravantes. Poco a poco, su uso fortalece el empoderamiento del paciente, que asume corresponsabilidad en el cuidado a su salud. 

De acuerdo con el estudio “Top Health Industry Issues of 2016”, de la consultoría PwC, el número de personas que utilizan aplicaciones en sus smartphones para monitorizar su propia salud creció, en todo el mundo, de 16% a 32%, entre 2013 y 2015. Para João Carlos Lopes Fernandes, Profesor del curso de Ingeniería de la Computación del Instituto Mauá de Tecnologia, en Brasil, esa expansión no va a caer. “Aplicaciones para dispositivos móviles son cada día más rápidos y siempre están disponibles con solo algunos clics, gratuitamente – la mayoría. En el sector de la Salud, se utilizan, por ejemplo, para posibilitar a los médicos el seguimiento de sus pacientes de forma dinámica, en tiempo real, a través de sus celulares, pudiendo atenderlo de manera más eficaz en sus propias casas, trabajos o en cualquier lugar en donde haya conexión a Internet.”. 

Según Fernandes, uno de los objetivos de esa innovación en Salud es la reducción de incidencias de pacientes que buscan informaciones acerca de enfermedades y síntomas en el Internet, sin saber si la fuente es segura. Las aplicaciones, a su vez, son desarrolladas y evaluadas llevándose en cuenta el criterio médico, siendo, por lo tanto, indicadas para la búsqueda de conocimiento generales sobre la salud, seguimiento del historial médico, permite hacer apuntes que podrán ser útiles durante la consulta o tan solo para obtener consejos diarios de alimentación y ejercicios, por ejemplo. “Con tantas opciones, las aplicaciones traen autonomía al paciente y lo ayuda a gestionar el cuidado a su propia salud” – resalta el especialista. 

El Profesor explica que la medicina móvil (e-Health) ya es una realidad entre médicos y pacientes, con diversas aplicaciones que facilitan esa interactuación. Los más sencillos recuerdan, por lo menos, la hora de tomar los medicamentos; los más completos pueden controlar los latidos cardiacos y enviar datos para médicos y equipos de auxilio; y tantos otros permiten, por ejemplo, que el especialista mantenga contacto en línea.

 

Paciente en el centro 

La innovación en la Salud, proporcionada por aplicaciones, puede ser parte de una estrategia de soporte que pone el paciente en el centro del negocio. Con las informaciones obtenidas – explica el Profesor –, se puede desarrollar programas específicos para monitorizar grupos de riesgo y practicar la medicina preventiva, indicada como una tendencia para el futuro del sector.

En la evaluación de Fernandes, esas y otras tecnologías en la Salud permitirán grandes cambios en las organizaciones, “Ellas se enfocarán más en compartir las responsabilidades del tratamiento con el paciente”. Se podrá personalizar la medicina, ampliando la calidad de la entrega de los servicios, además de la racionalización de los costos” – dice.

Se permite esa reducción, según Fernandes, porque el paciente tiene mucho más informaciones a su disposición, siendo, por lo tanto, más difícil negligenciar su tratamiento, aunque se necesiten algunos cambios de hábitos en la alimentación o actividad física, por ejemplo. Así, es más fácil monitorizarlo, evitando procedimientos como hospitalizaciones o cirugías, que tienen, incluso, mayores costos. Esa estrategia puede ayudar en el delicado equilibrio entre la calidad de la atención y los demás recursos.