22 / Agosto / 2016

Medicina del futuro: tecnologías innovadoras para el diagnóstico de enfermedades

En la era de la innovación, de la movilidad y de la accesibilidad, no sería una sorpresa que eso también haya llegado a la medicina diagnóstica, con novedades que permitieron la prevención y el diagnóstico precoz de las enfermedades, faciliten el tratamiento y reduzcan el riesgo de secuelas. Si antes era necesario ir al hospital, a la clínica o al laboratorio, conectarse a grandes aparatos o someterse a procedimientos invasivos simplemente para medir la glucemia o la tensión arterial, por ejemplo, hoy ya es posible realizar estas actividades desde la casa sin complicaciones. El desafío es realizar exámenes más complejos con los wearables, apenas con el smartphone en la mano o a largo plazo.

¿Cómo descubrir ahora mismo las tecnologías innovadoras que para el diagnóstico de enfermedades en la medicina del futuro? Acompáñenos:

Conemo

Por medio de la colaboración conjunta de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo, de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, de la Universidad Peruana Cayetano Heredia y de la Northwestern University surgión el Conemo, una aplicación que permite evaluar el estado emocional de los pacientes y proponer estímulos y actividades que pueden ayudar a aliviar los síntomas de depresión.

Todavía en la fase de pruebas, los pacientes que no tienen acceso a un smartphone pueden conseguir un aparato con el app ya instalado, prestado por 6 semanas, contando con la ayuda del equipo de salud para aprender a usar la tecnología. Para garantizar la adhesión, la aplicación notifica los pacientes 3 veces por semana, solicitando la realización de la evaluación de su estado emocional. Eso se hace por medio de textos, videos y cuestionarios. Desde entonces, propone actividades que pueden mejorar el humor del paciente, como la práctica de ejercicios, un encuentro con amigos, ir al cine o la búsqueda de un servicio de salud.

Si la aplicación prueba que es una intervención útil en el tratamiento de la depresión en Brasil, puede quedar disponible a todos los usuarios del Sistema Único de Salud (SUS), el sistema público de salud de este país, complementando el abordaje de la salud mental en la atención primaria con pocos recursos.

BIO SF

Lanzado por la São Francisco Saúde en fines del año pasado, la aplicación BIO SF tiene el objetivo de aumentar la adhesión y el monitoreo de pacientes que participan del Programa Viver Bem (Vivir bien). Eso se debe hacer por medio del aumento de la comunicación entre el usuario y el equipo de salud. Por el app, el paciente puesta lo que ocurre en su día, clasifica de acuerdo a su categoría — alimentaria y nutricional, consultas, medicamentos, signos y síntomas, tensión arterial, glucemia, pruebas y otros. Cuando ingresada, la información llega a los profesionales de salud que interaccionan con el paciente y ofrecen orientación, ayuda o recomendaciones relacionadas al ocurrido.

De esta forma el paciente que usa el glucómetro en la casa para acompañar diabetes mellitus y encuentra la glucemia elevada podría encontrar en la aplicación orientaciones para buscar un servicio de salud de urgencia o simplemente agendar una cita ambulatoria. A lo largo del tiempo, la aplicación crea un historial completo del paciente y ofrece informaciones que pueden ser útiles para la prestación de cuidados.
Para el equipo de salud, el app aumenta el contacto con el paciente, proporciona informaciones importantes sobre su estilo de vida y produce datos epidemiológicos y anticipa informaciones que solo serían posibles con la llegada del paciente a un servicio de pronto atención.


Scanadu Scout, ScanaFlo y ScanaFlu

Creado por la Scanadu, empresa de equipamientos médicos tecnológicos en el Vale del Silicio, el Scanadu Scout vino a incorporar la toma de todos los datos vitales en un único aparato, por medio de diversos sensores eléctricos y bioquímicos, además de algoritmos inteligentes. Entonces, el aparato ofrece un scanner de la salud general de una persona en apenas segundos, midiendo la temperatura, presión sanguínea, frecuencia cardíaca, oximetría, incluso electrocardiograma. Cuando usado a lo largo del día, el aparato acompaña la variación de la frecuencia, contribuyendo para el diagnóstico de enfermedades.

Además del Scanadu Scout, la empresa tiene el proyecto ScanaFlo, que permitirá un análisis rápido de la orina para el diagnóstico de pre eclampsia, insuficiencia renal, diabetes gestacional e infecciones del trato urinario, además del proyecto ScanaFlu, para diagnóstico diferencial de infecciones virales y bacterianas de las vías aéreas superiores por medio del análisis molecular de la saliva. Pero, aunque revolucionarios, los aparatos están en proceso de aprobación por el Food and Drug Administration (FDA), en Estados Unidos.

AliveCor

El aplicativo AliveCor consigue realizar un electrocardiograma (ECG) utilizando apenas el smartphone y una capa especial, con electrodos acoplados. El resultado no es un ECG completo con las 12 derivaciones típicas, pero una versión simplificada mono canal de la derivación II, suficiente para el diagnóstico de algunas patologías.

Se puede usar la aplicación en apenas algunos segundos, sin dificultades, y es útil para médicos de servicios de emergencia, que podrán conferir rápidamente en el ECG antes de todos los hilos y electrodos habituales que serán montados, para pacientes con enfermedades cardiacas que podrán acompañar mejor su salud desde la casa informando al médico cualquier alteración que ocurra. Para usarlo, basta colocar los dedos sobre los electrodos que recibirán los signos eléctricos y generarán el ECG en la pantalla del celular en apenas 30 segundos.

La grande ventaja es que el aparato ya ha sido aprobado por el FDA y es recomendado por cardiólogos, pues está disponible gratuitamente en las tiendas virtuales de aplicaciones. La capa del celular con los electrodos, cuesta cerca de 100 dólares y por ahora, solo está disponible en Estados Unidos.

BlueStar

Además de ser un diario de la glucemia capilar del paciente, la aplicación BlueStar ofrece orientaciones automáticas para controlar mejor la glucemia y seguir el tratamiento. La grande diferencia es que las orientaciones no son genéricas, no son las mismas orientaciones para todos los pacientes. En verdad, son orientaciones prescritas y programadas por el médico del paciente, de forma individual y eficaz.

El aplicativo, que el médico que debe prescribir junto a un código de acceso, fortalece la relación entre el profesional y el paciente, facilitando la comprensión y el monitoreo del tratamiento para el usuario que recibirá orientaciones específicas para la glucemia medida. Además, la aplicación también permite el control de la dieta, de los ejercicios y de los medicamentos en el mismo lugar.