20 / Agosto / 2019

MV contrata médicos y profesionales del área de la salud que están refugiados en Brasil

Novos profissionais na MV

Acción de responsabilidad social y de inclusión de la empresa proporcionan un nuevo comienzo de vida a las personas que necesitan dejar su país de origen

 

Médico con experiencia en hospitales y ambulatorios públicos y privados, Fernando Romero, 29 años, dejó la Ciudad Guayana, en el sur de Venezuela, hace casi un año, debido a la crisis inflacionaria del país que no le permitía suplir las necesidades básicas y vivir con seguridad. Genny Quiroz, profesional de Bioanálisis, 46 años y con experiencia en instituciones de salud, dejó la capital, Caracas, en 2018, también con rumbo a Brasil. El motivo: el deterioro social y la inestabilidad económica de su país. Esas personas, de historias diferentes y al mismo tiempo tan parecidas a la de millones de refugiados e inmigrantes, que llegan por la frontera con el estado de Roraima, ganaron un nuevo capítulo en sus vidas. Así como ellos, otros ocho hombres y mujeres en situación de refugio ahora forman parte de MV, empresa líder en el sistema de gestión para el área de la salud en América Latina.

En una acción humanitaria y de inclusión, MV se unió a órganos federales, a organizaciones de la sociedad civil y a agencias nacionales e internacionales en la Operación Acogida del gobierno, para contribuir con la asistencia a más de 6 mil refugiados en la capital del estado de Roraima, Boa Vista. En el mes de marzo, en una visita al campamento administrado por las Fuerzas Armadas Brasileñas con apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la empresa realizó entrevistas presenciales para identificar el tipo de mano de obra presente, ofreció entrenamientos para emitir certificaciones que ayuden a esas personas a inserirse en el mercado de trabajo e inició el proceso selectivo, que resultó en la admisión de siete médicos, una enfermera, una dentista y una bioanalista.

La acción que nació en MV, por iniciativa del presidente de la empresa, Paulo Magnus, está agregando al equipo, de más de 1300 empleados, mayor diversidad. “La pluralidad y la responsabilidad social forman parte de los valores de MV, pues representan integración cultural, complemento a los conocimientos y variedad de historias de vida que ofrecen un entorno corporativo enriquecedor, motivador y hasta más innovador”, comenta la directora de Gente y Gestión de MV, Luciana Leão.

Sin embargo, es común que el mercado solo vea a los refugiados por la óptica asistencialista, que, para la directora, puede representar un desperdicio de potencialidades capaces de dar valor agregado a las empresas. “Personas refugiadas están consiguiendo un empleo, pero terminan teniendo su potencial minimizado. Por eso, una de nuestras mayores preocupaciones fue no desperdiciar talentos. Además de eso ser una ganancia para nosotros, el hecho de no tomar ventaja de la experiencia profesional de esas personas significaría privarlas de un nuevo inicio y de una mejor convivencia social.”

De acuerdo con Paulo Magnus, discutir la inclusión de personas refugiadas en el entorno corporativo es importante para Brasil. “América Latina enfrenta el mayor movimiento migratorio de la historia reciente y las personas desplazadas de sus lugares de origen enfrentan retos en los países de acogida, pero el sector privado puede ayudarles. No se resuelve la crisis cerrando las puertas. Al contrario, necesitamos repensar nuestros modelos de negocio, evaluar el desarrollo de soluciones y proponer perspectivas de integración.” 

Oportunidades en proyectos de MV

Con formaciones y experiencias en el área de la salud, además de la fluencia en el idioma español, los diez nuevos empleados de MV fueron contratados como consultores. Una parte será alocada en proyectos nacionales y la otra parte actuará junto a las instituciones de salud en países como Ecuador, Panamá, Perú y otros, donde la empresa posee clientes.

Para ese fin, ellos iniciaron un entrenamiento con duración de tres meses, para que entiendan el negocio de la empresa y se conviertan en especialistas en las soluciones MV. El equipo también pasará por actividades prácticas dentro de los hospitales y serán orientados sobre la reválida de sus títulos, la reglamentación médica y los otros asuntos fundamentales a su inclusión en el mercado local.

“Proyectos como ese nos engrandecen como seres humanos. Son acciones humanitarias las que proporcionan una alternativa para quien necesitó dejar todo, aun cuando no quería. Se vieron obligados a salir del país por la necesidad y nuestro papel es ayudarlos en todo lo que sea posible.”, comenta Paulo Magnus, al también explicar que MV está costeando temporariamente vivienda y alimentación, para que esas personas se restablezcan e inicien, de hecho, una nueva vida. 

Operación Acogida

Como una iniciativa del gobierno federal, la Operación Acogida está hace más de un año desarrollando actividades de protección y asistencia de emergencia a refugiados e inmigrantes que llegan a Brasil. Coordinada por el Grupo Táctico de Logística Humanitario, que reúne ministerios, órganos federales, organizaciones de la sociedad civil y agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), esa es la primera misión de naturaleza humanitaria en territorio nacional, de acuerdo con el Ministerio de la Defensa. Historias como las de Fernando Romeroy Genny Quiroz representan a más de 240 mil venezolanos que llegaron a Brasil desde 2017, huyendo de una crisis que les limitó el acceso a las necesidades básicas.