12 / Febrero / 2019

Radiología digital: ¿qué cambia para el paciente y para la gestión?

radiologia digital

La evolución de la tecnología de la Salud posibilita avances constantes en la medicina diagnóstica, como es el caso de la radiología digital, que permite una mayor integración entre los sistemas de diagnóstico con el Historial Clínico Electrónico del Paciente (PEP), por ejemplo. Ese modelo disminuye gastos y facilita la visualización de los exámenes, posibilitando, así, un diagnóstico por imagen más asertivo y rápido.

 

La radiología digital difiere de la tradicional en muchos aspectos, principalmente por la forma de capturar imagen: se utilizan sensores de rayos X digitales en lugar de las tradicionales láminas radiográficas. El método excluye el uso de varios productos químicos para la impresión de las imágenes. La imagen es proyectada directamente en la computadora y puede ser accedida inmediatamente vía PEP.

 

John Paul Hempel Lima, profesor y coordinador de MBA en Health Tech de Fiap, usa el ejemplo de las películas fotográficas para explicar la evolución tecnológica de la digitalización de exámenes. "La modalidad consiste en cambiar las antiguas láminas radiográficas por sistemas digitales de captura de imágenes; es como las antiguas películas de nuestras cámaras fotográficas, hoy sustituidas por las versiones digitales."

 

El especialista listó los principales impactos de la digitalización de imágenes radiográficas para el paciente:

 

  • Disminución de residuos: antes era necesario revelar la lámina usando productos químicos. En la actualidad, con la radiología digital, no más se precisa de la química para ejecutar el examen, ya que este es enviado directamente al profesional, de manera digital;

 

  • Mejora el almacenamiento de las informaciones: es como guardar una foto en el celular y otra en papel: este último puede ser arrugado o perdido, posibilitando la pérdida de acceso a los datos - lo que no se pasa con la imagen digitalizada;

 

  • Rapidez en la generación de la imagen: es prácticamente instantánea, lo que economiza tiempo de revelado; además, permite correcciones en la postura y en los parámetros del examen, por parte del radiólogo, en tiempo real. Esas características dejan el diagnóstico más preciso y rápido, aumentando la seguridad del paciente.

 

Para el profesor, la técnica necesita cuidados: "La radiología no es considerada invasiva, independiente de la forma. La cantidad de radiación suele ser semejante en la radiología tradicional y en la digital, pero es un poco menor en el examen digital".

 

A pesar de la tecnología tener un costo considerable en su aplicación, el especialista garantiza que los beneficios son compensadores tanto para la gestión cuanto para los pacientes: "La inversión en un sensor para transformar el examen en digital normalmente es caro, lo que genera el retardo en su incorporación, en especial, por parte de los sistemas de Salud Pública. Sin embargo, por ser un proceso que no usa reactivos químicos, sala de revelado y mano de obra, la digitalización de exámenes tiende a ser potencialmente más ventajosa financieramente. La sustitución de la forma antigua por la digital es irreversible, como se sucedió con las cámaras fotográficas."

 

Gestión

 

Además de la reducción de costos, la modalidad también disminuye la emisión de contaminantes, ya que los reactivos químicos son rechazados con la adopción de la radiología digital. El experto también señala la mejora de la satisfacción de los pacientes, pues el proceso pasa a ser mucho más rápido y seguro. "Cuanto mejor la resolución del sensor, mayor poder de discriminación. Con más informaciones contenidas en las imágenes, sistemas automatizados con inteligencia artificial podrán auxiliar con mayor precisión el diagnóstico, aumentando la eficacia y la asertividad para el tratamiento."

 

Esa nueva modalidad de examen también contribuye para la optimización de procesos clínicos: con la integración de esa tecnología con el historial clínico electrónico, por ejemplo, es posible realizar una nueva planificación clínica y, a partir de ello, elaborar procedimientos innovadores, que aumentarán la satisfacción de los profesionales – esos tendrán más seguridad para diagnosticar con mayor precisión – y de los pacientes – que podrán hacer el seguimiento de todo el proceso, evitando esperas desnecesarias. Esos cambios reducen filas, evitando el exceso de personas en hospitales, clínicas y laboratorios, ya que el procedimiento sucede de manera más fluida.

 

Para la implementación de la radiología digital, el especialista garantiza que no es necesario adquirir un nuevo aparato, porque eso costaría mucho más caro. Aparatos de rayos X convencionales pueden ser convertidos en digitales por la adquisición del sensor. Ese se conecta a una computadora que realiza la lectura de los datos y genera la imagen, que puede ser almacenada digitalmente a través del Sistema de Archivo y Comunicación de Imágenes (Picture Archiving and Communication System - PACS), impresa o colocada en nube, para llegar al médico de manera eficaz y rápida.