29 / Enero / 2020

RIS y PACS son aliados en el combate al desperdicio en la medicina diagnóstica

RIS e PACS

La medicina diagnóstica es uno de los enfoques de las discusiones sobre la reducción de desperdicios en el departamento de Salud, esto porque técnicas inadecuadas, baja cualidad o exámenes no conclusivos implican en repeticiones que resultan en demora en el diagnóstico, gastos desnecesarios y pérdida de tiempo que podría ser dedicado al paciente. La combinación de las tecnologías RIS y PACS es presentada por expertos como un camino para reducir estos problemas.

Para Marcelo Domingues, consultor experto en medicina diagnóstica de MV, los principales problemas de desperdicio, en este departamento, son de tiempo y de dinero. Según el experto, los impedimentos pueden ser reducidos con la combinación de RIS y PACS, él incrementa que “cuando no hay un sistema PACS (Picture Archiving and Communication System o Sistema de Archivo y Comunicación de Imágenes), es más difícil de monitorear cuando el paciente haya realizado el examen o no y, también, el tiempo promedio que el paciente queda esperando hasta la realización del examen. Cuando hay un modo de monitorear estas y otras cuestiones a través de PACS integrado al RIS (Radiology Information System o Sistema de Información en Radiología), los administradores del centro de medicina diagnóstica pueden crear indicadores, así, se puede utilizar el tiempo de modo más eficiente. En este sentido, otro punto de alerta de desperdicio se refiere a la espera para el diagnóstico y la elaboración del informe médico, aspectos que también son optimizados por la tecnología”. 

Domingues menciona que la cuestión financiera es más sencilla de visualizar, pero el uso de RIS y PACS permite, aún, ganancias en relación al medio ambiente, él menciona que “las impresiones de papel y de película son eliminadas con el uso de los sistemas. Hoy, las informaciones digitalizadas transmitidas por internet o intranet evitan daños ecológicos y, también, desperdicios financieros. Algunos estudios indican que solo 30% de los pacientes buscan el examen impreso, así, es necesario realizar un trabajo cultural para que estas personas se acostubren a realizar el download de sus resultados”.

 Tecnologías como RIS y PACS actúan como mecanismos que controlan estos problemas. El tiempo de respuesta de imágenes al médico es reducido, permitiendo un diagnóstico más rápido y efectivo y, también, un tratamiento adecuado. Además, también se permite tener control sobre la demanda de impresiones de resultados.

 

Identificación de los desperdicios

Los sistemas RIS y PACS son aliados en la gestión de la Salud en medicina diagnóstica, estos permiten identificar donde están los desperdicios en tiempo real. A través de dashboards en tiempo real, el administrador puede realizar análisis paralelos con diferentes informaciones. Los informes emitidos por las herramientas proporcionan una visión amplia y permiten extraer informaciones preciosas sobre la asistencia, haciendo más asertiva la tomada de decisión.

Domingues, el experto de MV, explica que “también existe una figura, el PACS Admin, que, en general, es contratada cuando hay la adopción de los sistemas, haciéndose la persona responsable atribuciones como analizar flujos, problemas y presentar todos estos datos para directoria”.

 

Actuando en el cambio

Mucho se discute sobre cual camino seguir, incluyendo cuestiones como el cambio de los modelos de remuneración y su papel en la reducción de las solicitudes de exámenes, por ejemplo. Sin embargo, es necesario recordarse que nada puede quitar la autonomía del médico cuando solicite el apoyo al diagnóstico. 

Domingues alerta que se, de un lado, pacientes llegan a los hospitales con informaciones distorsionadas consumidas por la internet, es tarea del médico realizar el uso racional de los recursos y servicios y, también, apostar más en el propio conocimiento y en el contacto con el paciente, lo que es conocido como medicina basada en evidencias. Así, la combinación de profesionales más conscientes y la tecnología ayuda en la reducción de los desperdicios en Salud, trayendo, a largo plazo, sustentabilidad y confiabilidad para el departamento.