09 / Enero / 2018

Salud Digital: aplicaciones revolucionaron relación médico-paciente

Apps na Saúde

Aplicaciones para dispositivos móviles hacen más fácil diversas actividades cotidianas, pero apenas empiezan a integrar el universo de la Salud. Su uso puede optimizar relaciones entre los pacientes y las organizaciones y apoyar a la asistencia

 

El Smartphone ha digitalizado procesos y traído muchas facilidades al cotidiano, con la oferta de aplicaciones que sustituyen, por ejemplo, la necesidad de ir al banco, facilitan servicios de e-commerce y delivery y permiten interacciones sociales inmediatas. Con el avance de la Salud Digital, las aplicaciones también han ganado espacio en el cuidado a la salud y aumento de la calidad de vida.

En una investigación acerca de las tendencias globales para 2017, hecha por el Instituto Ipsos en el fin de 2016, 69% de la población mundial declararon que no pueden imaginar la vida sin internet, y 54% dijeron que no pueden vivir sin Smartphone. Según el estudio Top Health Industry Issues of 2016 (Principales cuestiones de la industria de Salud para 2016 – en traducción libre), de la consultoría estadounidense PwC, el número de usuarios de aplicaciones para la Salud subió de 16% para 32%, entre 2012 y 2015, en todo el mundo.

La inserción de aplicaciones en la salud revoluciona la relación médico-paciente y la relación de las personas con todo el sistema de salud. Wagner Sanchez, director académico de la Faculdade de Informática e Administração Paulista (Fiap), en Brasil, resalta los posibles usos de esas herramientas:

  • Agendamiento de consultas y exámenes;
  • Recibimiento de los resultados;
  • Aviso de llegada de los pacientes a hospitales de emergencia y consultas u otros procedimientos previamente agendados;
  • Ayuda en el monitoreo y registro de signos vitales de los pacientes, que pueden servir de apoyo al diagnóstico médico.
  • Seguimiento de ejercicios físicos y alimentación, de acuerdo con las determinaciones médicas.

 “Tenemos un proceso que llamamos de “cognificación”, que, resumidamente, significa dar inteligencia a cualquier dispositivo de los cuales interactuamos. Hoy en día ya tenemos muchos gadgets con alguna inteligencia artificial, pero la tendencia es que tengamos una amplia oferta de sistemas inteligentes bajo demanda, para que podamos utilizar en las más diversas funcionalidades, lo que nos ayuda a resolver problemas de manera más rápida y eficaz”, explica Sanchez.

 

Cambios

El desarrollo de la Salud Digital, por medio del uso de aplicaciones, impacta la asistencia. “Las posibilidades son muchas, pues teniendo los datos generados por esas aplicaciones, los gestores disponen de una poderosa arma de facilita la entrega del servicio u otro producto más adecuado; es decir, en Salud, entregar exactamente lo que busca el paciente, y en el momento cierto”, afirma Sanchez.

La evolución y el desarrollo de las aplicaciones reflejan, también, en la práctica de la medicina predictiva, que se embaza en análisis hechas por medio de informaciones clínicas ya existentes acerca del paciente y su estilo de vida, permitiendo, así, la identificación de posibles riesgos a la salud. “Las aplicaciones pueden servir como apoyo para gestión de pacientes con enfermedades crónicas, por ejemplo, o para evitar que las enfermedades se manifiesten y se agraven. Ellos pueden actuar como un “consejero médico de bolsillo”, que colabora por una mejor calidad de vida, informando lo se debe hacer y lo que se debe evitar, aumentando la expectativa de vida de las personas”, destaca Sanchez.

Además de apoyar al cuidado a las personas, las aplicaciones de Salud también sirven para resolver problemas como el tiempo de espera de atención en los hospitales. Un ejemplo es el uso de herramientas para dispositivos móviles, que permiten que el paciente haga el check in en el momento de su llegada al establecimiento de salud, semejante a lo que ocurre con las aerolíneas. A través del dispositivo, el acceso a la ficha de paciente es inmediato, lo que hace ahorrarse tiempo durante el registro necesario en la recepción y agiliza la atención.

Desde el punto de vista del gestor de Salud y de cómo los datos generados por las aplicaciones pueden ser trabajados, el director académico de Fiap complementa: “todos los datos guardados por las aplicaciones y redes sociales pueden ser importantes informaciones de gestión, si se permita insertar una minería eficiente, a través del uso de herramientas como Business Intelligence (BI), analytcs o big data.”.

Así, se puede transformar las informaciones en decisiones que impacten el negocio y tengan potencial para cambiar la manera como toso el sistema de Salud funciona.