10 / Julio / 2018

Transformación digital exige nuevo perfil del gestor de Salud

Transformação digital

Con la necesidad, cada vez más, de profesionalización y el avance de la transformación digital, el perfil del gestor de Salud está en constante transformación. Antes centrada tan solo en el médico, la gestión, hoy por hoy, tiene como su principal individuo el paciente. “La experiencia del paciente es lo más importante. Ella se involucra desde la confiabilidad y excelencia en el tratamiento hasta la recepción del cliente en el ambiente de la organización de Salud”, explica Marcia Oliveira consultora de carrera sénior de la Produtive.

Las instituciones del sector están automatizando procesos administrativos, operativos y asistenciales buscando una atención más eficiente y segura, además de una mejor rentabilidad. Según un estudio específico, acerca de hospitales, realizado por McKinsey & Company, ese escenario es reflejo de un cambio en el perfil del paciente: más de 75% de ellos esperan utilizar servicios digitales en el futuro. La investigación también muestra que las organizaciones conectadas son 50% más propensas al aumento en la participación en el mercado y en las márgenes de ganancias, cuando se comparan a sus concurrentes sin acceso a la tecnología.

Frente a eso, el nuevo gestor necesita unir la gestión, la tecnología y las personas, mirando la organización como un todo, con estrategias que pongan el paciente en el centro del negocio. “Es fundamental que ese profesional acompañe todos los cambios, principalmente los que incluyan la transformación digital. Herramientas como la inteligencia artificial y la analytics están transformando la manera como el paciente recibe el tratamiento, así como el diagnóstico”, resalta Marcia. De acuerdo con la especialista, las organizaciones empiezan a trabajar con otro enfoque: la prevención de las enfermedades y la promoción de la calidad de vida – no tan solo la recuperación de condiciones ya establecidas.

 

Cambio cultural

En esa nueva realidad, las posiciones jerárquicas dan espacio a una visión más holística. “El gestor, en esa transformación digital, necesita transformar su forma de pensar, rechazando a los antiguos estándares, colocando en práctica actitudes menos jerárquicas, para que, entonces, todos los profesionales trabajen juntos por el bienestar del paciente. Es importante que el líder muestre lo tan importante que es cada equipo en ese momento”, explica Marcia. Al trabajarse en un ambiente integrado por herramientas y sistemas, queda más fácil empoderar a los profesionales responsables de cada proceso y facilitar la comunicación entre ellos – lo que impacta directamente la calidad de la atención.

Para ello, el gestor de la Salud es el principal responsable por el incentivo a una nueva cultura entre los equipos. “Todos necesitan comprender que la transformación digital no es la etapa final sino la mitad de ella. Es un cambio en la manera de pensar, en un ambiente en donde la palabra final no es de un solo médico, y que nuevas tecnologías – como aplicaciones y robots – y modelos colaborativos empiezan a hacer parte del cotidiano”.