25 / Marzo / 2016

¿Cuáles los beneficios de tener un sistema que pueda administrar informes médicos?

sistema de gestão de laudos

Instituciones de salud deben reconocer que su mercado de actuación sufre significativas transformaciones a lo largo de los años, con el progreso de la tecnología que vino para hacer la diferencia. Para lograr acompañar el ritmo de la evolución de las soluciones Tecnológicas es necesario buscar constantemente por actualizaciones en relación a las nuevas herramientas disponibles y a los procesos que esos recursos revolucionan, modificando profundamente el sistema de gestión.

Ganar tiempo es especialmente importante cuando se trata de profesionales del área de salud. ¡Imagine cuántos informes médicos se pueden hacerse a través de un comando de voz! Hoy en día, el paciente ya puede acceder a sus resultados desde su propio smartphone. Estos son apenas algunos de los beneficios de tener un sistema capaz de gestionar informes médicos. A continuación vamos a explicar más:

Control de calidad para trabajar con informes médicos

Contar con un sistema de gestión de informes significa poder desfrutar de funciones que mejoran el control sobre su recorrido. Además, el equipo de profesionales involucrados tiene acceso a una visión más completa de ese camino, con la disponibilidad de las informaciones en un panel que ayuda a componer un panorama del proceso de forma que detectar problemas o necesidades se vuelva mucho más fácil.

Con más control sobre los informes médicos, también se consigue una ventaja significativa en relación a la calidad del servicio prestado, pues en este contexto, cualesquier exámenes que no reúnan datos suficientes o no cumplan con requisitos mínimos son fácilmente identificados y entran en la secuencia de trabajo dirigida al médico.

Correspondencia entre el informe médico y el Expediente Clínico Electrónico del Paciente

Cuando un informe médico se vincula automáticamente al Expediente Clínico Electrónico del Paciente (PEP), se consigue evitar muchos errores, una vez que las más diversas informaciones complementarias están todas reunidas allá y disponibles para consulta. Acuérdese que el almacenamiento manual de datos genera problemas muy conocidos, como el cambio o ausencia de informaciones importantes sobre el paciente. Ya que el expediente clínico es el registro principal del paciente dentro de la institución de salud, mantener esas informaciones integradas es esencial para proporcionar una atención satisfactoria.

La posibilidad de emitir informes médicos remotamente también permite que se comparen exámenes realizados en el pasado con las imágenes actuales, adicionando de esa forma, una nueva perspectiva a la atención que queda mucho más completo y preciso. Cuando la tecnología proporciona ese tipo de posibilidad, proporciona también más garantías en lo que se refiere a la calidad de los contenidos de los informes médicos y a la rapidez al proceso.

 

Practicidad en la preparación del parecer por comando de voz

Un sistema de gestión de informes médicos también puede incluir la funcionalidad de producción por medio de comandos de voz (desde que, para ello, se haga una etapa de reconocimiento previo). Esos comandos se convierten para el formato de texto escrito, dando acceso, de esa forma, a los interesados. Esa es una de aquellas funciones que marcan significativamente el impacto de un proceso automatizado, uniendo practicidad y velocidad a la preparación del parecer médico.

Potencial para atender mayor cantidad de pacientes

Cuando los procesos se vuelven más dinámicos, ofrecen a la institución mejores condiciones para manejar una mayor cantidad de pacientes. Otro punto a considerar es que el uso del sistema se madura y al mismo tempo incorpora nuevas actualizaciones. Eso perfecciona la habilidad de los profesionales con la herramienta y los beneficios de su uso se convierten cada vez más evidentes, para los usuarios y para los pacientes.

Disminución del camino entre el examen y el diagnóstico

Administrar informes médicos por medio de una solución tecnológica disminuye la distancia entre los exámenes y el diagnóstico, pues implica en un recurrido totalmente controlado, parametrizado y eficaz. El uso pleno y adecuado del sistema aumenta beneficios evidentes que se incorporan de forma gradual al proceso, transformando la realidad de la institución en lo que se refiere a la performance y a los resultados alcanzados.

En este escenario, la productividad de los profesionales aumenta, los costos da institución se reducen y la incidencia de errores, fallos o insuficiencias (causadas por el sistema o por los colaboradores) disminuyen. De esa forma, absolutamente todos los involucrados consiguen visualizar beneficios.

Disponibilidad y seguridad de los datos de los pacientes

Con el auxilio de ese tipo de sistema, las informaciones no quedan dispersas o con el riesgo de ser inaccesible, como ocurre cuando la herramienta se maneja de forma manual. Reunidos dentro del sistema, los datos quedan siempre disponibles y seguros. En ese caso, el acceso a los datos no es un factor preocupante, pues se limita a profesionales previamente autorizados. Pero el alcance del acceso queda estrictamente condicionado al perfil de usuario registrado en el sistema.

Es importante destacar la integridad de los datos, pues cuando insertados en el sistema, solo profesionales autorizados y registrados van a poder modificarlos, lo que impide que esas informaciones se corrompan.

Etapas integradas simplifican la emisión de informes médicos

La integración vincula soluciones tecnológicas — como el sistema PACS (Picture Archiving and Communication System) y RIS (Radiology Information System) — para que de esa forma, se optimice el flujo del proceso en que están insertados los informes médicos. Desde el agendamiento, pasando por la atención, la realización de un examen, la captura, el almacenamiento y la compartición de las imágenes obtenidas en los varios equipamientos, hasta llegar a la entrega del informe, con el conocimiento del resultado del paciente, todo se administra de forma automatizada.

Otro punto en que la combinación de las tecnologías hace diferencia, dice respeto a la posibilidad de integración del RIS con la Estación de Diagnóstico (también conocida como Workstation) y con el expediente clínico del paciente. Ese recurso permite que el médico visualice todos los apuntes realizados en el mismo sistema, optimizando el trabajo y evitando posibles fallos. El profesional puede verificar, por ejemplo, medidas, ángulos, ROI, volumen y área de una determinada región con facilidad, bastando algunos clics para introducir tales informaciones en el informe médico. Además de la posibilidad de visualizar estudios realizados por demás médicos que hicieron los registros, confirmando datos y se perfeccionando. Cuando se trata de integración, acceder a un contenido sin desligarse de un sistema para ingresar en el otro es una gran conquista.

En el área de la salud, los avances tecnológicos se destacan, pues la perspectiva es dejar la gestión cada vez más perfeccionada, proporcionando mejorías al sector, especialmente en el dinamismo y en la fluidez del complejo proceso de funcionamiento de las instituciones de salud. De esa forma, las herramientas de tecnología constituyen verdaderas inversiones, optimizando la actuación de esos profesionales al contribuir con la preparación de informes médicos más exactos y confiables.

Cuando los profesionales dejan de perder tiempo con detalles operacionales y pasan a tener más libertad para dar atención al paciente, ocurre un cambio significativo en relación a la calidad del servicio prestado. Un informe médico preparado con pocos clics y abundante en informaciones es una conquista que colabora con los profesionales de salud y con los pacientes, elevando la calidad de la medicina diagnóstica de forma general.

Continuaremos el aprendizaje leyendo otra publicación sobre el auxilio de la tecnología en el diagnóstico exacto. Pedimos un “me gusta” a nuestra página en el Facebook para continuar acompañando las novedades.