18 / Diciembre / 2015

Descubra el impacto financiero que el expediente clínico electrónico genera en un hospital

impacto financeiro do prontuário eletrônico

En todas las partes del mundo, hospitales, clínicas y laboratorios están atravesando por un camino de cambios radicales en la forma de procesar y registrar las informaciones de sus pacientes. Los registros de salud manuales generaban alto costo con mantenimiento de archivos, pérdida de documentos importantes, además de visión fragmentada de la evolución clínica de los pacientes. Con el avance de la medicina digital, la posibilidad de agregar (en nube) una extensa base de datos con la totalidad de las informaciones de todos los pacientes de un centro de salud dio al sector una nueva perspectiva de administrar datos con eficacia, seguridad, calidad y, principalmente, economía. Hoy usted dimensionará el impacto que puede generar el Expediente Clínico Electrónico del Paciente (PEP) en el presupuesto de su hospital.

Visión integral del paciente y reducción de errores médicos

Muchos diagnósticos médicos equivocados tienen sus raíces en la ausencia de una visión integral del historial clínico del paciente, lo que resulta, anualmente, en prejuicios millonarios en indemnizaciones por pagarse por los hospitales responsabilizados judicialmente (fallas de comunicación entre los miembros del equipo de salud).

Los expedientes clínicos electrónicos agregan informaciones de todo el proceso de asistencia al paciente, computando todas sus entradas realizadas en un determinado hospital (puede todavía integrarse ese sistema con otras instituciones). Así, las prescripciones médicas provenientes del consultorio, los registros clínicos del centro quirúrgico, las anotaciones del sector de farmacia, todo pasa a ser compilado en bancos de datos virtuales, que pueden accederse a través de computadores, smartphones o tablets, facilitando el proceso de toma de decisiones y ampliando la asertividad en los diagnósticos. Ese aumento en el rendimiento significa mejora en los procesos de acreditación hospitalaria y reducción de pérdidas financieras con acciones judiciales.

Aviso de alertas sobre errores de medicación

De acuerdo con estudios del área médica, el mantenimiento de una farmacia hospitalaria puede representar, financieramente, hasta 75% de lo que se consume en un hospital. Si este sector es crítico para la facturación de la institución, los cuidados con su gestión deben ser igualmente minuciosos, lo que pasa por la adopción de un sistema eficaz de gestión de datos de los pacientes. Después de todo, información precisa es una condición sine qua non para un diagnóstico exacto, evitando administración de medicamentos desnecesarios.

Una evidencia de la correlación entre PEP y reducción de costos con medicamentos puede ser dada por una investigación hecha en los Estados Unidos, en 2011, la cual reveló que 65% de los médicos entrevistados (que vivenciaron la transición del papel para el registro digital) apuntaron que la implantación del expediente clínico electrónico les ayudó a alertarles sobre potenciales errores de medicación. La misma búsqueda todavía muestra que 45% de los médicos relataran sobre la importancia de recuerdos electrónicos sobre los cuidados permanentes a pacientes con enfermedades crónicas. ¿Imagine, así, lo que se puede economizar por todos sus profesionales, en escala global a lo largo del año, solamente con el incremento de la eficiencia prescriptiva en su institución?

Aumento en la productividad de los profesionales

Los registros clínicos anuales son unidimensionales (solamente pueden estar en un local, son de difícil localización y búsqueda, además de extraviarse con facilidad), no pueden integrarse a sistema de recuerdos y están susceptibles a ilegibilidad. Por otro lado, el registro electrónico de salud es dotado de sistemas de búsqueda que garantizan acceso a paradigmas clínicos en pocos segundos; posee interfaz amigable, lo que posibilita visualizar datos por orden alfabético, cronológico, por patología, etc.; cuenta con un alto nivel de confidencialidad, puesto que se garantiza el acceso al banco de datos por una jerarquía de permisos predefinida por la dirección: todas esas peculiaridades repercuten en una mayor velocidad y seguridad en el registro y acceso a las informaciones en la rutina de un hospital, lo que aumenta la productividad de los profesionales y la cantidad de pacientes atendidos diariamente (con mucho más calidad). Estamos hablando en mayor dilución de los costos con nómina ante del aumento del ingreso (por fuerza del mayor volumen mensual de atenciones), o sea, reducción de costos de forma indirecta en la institución, algo que no puede despreciarse en un momento de incremento de costos en el sector.

Rotación en las tasas de ocupación

Este beneficio está relacionado al tiempo de permanencia del paciente en el hospital. El uso de protocolos clínicos torna el proceso de cura más rápido (evitando que se empeore el cuadro clínico), lo que significa, en ámbitos generales, la reducción del tiempo de permanencia de estos en las habitaciones y enfermerías. O sea, estamos hablando de aumento en la tasa de giro de camas y, por consecuencia, mejora en la oportunidad y oferta.

Facilidad en la solución de problemas clínicos a través de fortalecimiento de los instrumentos de evaluación y decisión

El aviso de alertas sobre horarios de vacunas, cruce de datos (Big Data) para abastecimiento de indicadores y posibles patologías, subsidios para búsquedas, mejora en procesos internos, además de integración con sistemas de monitoreo: la automatización del registro de datos en los hospitales representa la adopción de un nuevo modelo de atención y gestión de salud, haciendo que la institución reduzca costos. Para ilustrar mejor la cuestión, un informe divulgado en el final del año pasado por la consultoría británica Juniper Research reveló que el Expediente Clínico Electrónico del Paciente permitirá que la industria global de salud economice cerca de US$ 78 mil millones entre 2014 y 2019, lo que no deja dudas de que las instituciones hospitalarias que todavía insistir en mantener su estructura basada en papel y archivos físicos tendrán grandes dificultades de competir en el mercado.

La misión de los servicios de salud está cambiando gracias a las transformaciones de los modernos sistemas de información. Actualmente, recursos como la telemedicina y la tecnología wearable ofrecen información dentro y fuera de la organización, aproximando médicos y pacientes, acelerando los procesos de diagnóstico y garantizando mucho más seguridad en las evaluaciones realizadas. En ese contexto, el expediente clínico electrónico es solamente una ramificación de una extensa gama de cambios que reposicionará por completo la logística de los hospitales públicos y privados, en línea con los niveles de exigencia de la sociedad moderna.

¿Quedó con alguna duda o quiere descubrir cómo puede ingresar en el mundo del expediente clínico electrónico y agregarlo a su institución hospitalaria? ¡Póngase en contacto con nosotros, para que podamos indicarle el camino!