23 / Diciembre / 2015

La relevancia del BI para la gestión del servicio de radiología

serviço de radiologia

El avance de la tecnología en la salud, principalmente en el campo de la imagen, ha proporcionado una verdadera revolución en las técnicas diagnósticas y de intervención. Siendo el sector de medicina diagnóstica el más maduro en el uso de tecnología, es necesario que gestores del área perfeccionen sus técnicas para conseguir reducción de costos y, sobre todo, eficiencia. La frase atribuida a Peter Druker “Si usted no puede medir, no puede gestionar” explica bien la necesidad.

Para tener una buena gestión en el área diagnóstica, el método más recomendable es el uso de metas para definirse y medir cuantitativamente el progreso de cada área. Los KPIs (Key Performance Indicators) son indicadores divididos en clínicos, operativos y financieros que necesitan estar alineados con la misión del servicio. Ellos pueden adaptarse a otras necesidades, como medir la satisfacción de los clientes, por ejemplo.

Debe hacerse el formato de los KPIs entre gestores y representantes de todos los stakeholders de la organización. Solamente así se podrá diseñar los indicadores ideales que mejor representen las estrategias de la institución. Consciente del progreso de cada área, el gestor puede actuar alineado con la visión y misión de la organización. La adaptación constante de esos indicadores, así como la inclusión de nuevos, a fin de readecuarlos a nuevas metas y tendencias del tiempo, mejorará el proceso de toma de decisión.

Respecto a la tecnología, el sector de radiología trabaja con diversos sistemas diferentes (RIS, PACS, facturación, almacén, agendamiento, RH, sistema de gestión hospitalaria, entre otros). Muchas veces ellos no conversan entre sí, lo que perjudica el flujo de trabajo de la organización como un todo. Además de la consolidación manual de estos datos en planillas son fuente frecuente de errores y demandan más tiempo de los funcionarios. Un sistema de BI (Business Intelligence) puede hacer con que se utilice ese tiempo para el análisis o acciones de mitigación de errores, por ejemplo.

Con la visualización de los datos en tiempo real de la operación completa, un BI ofrece a los gestores una rápida y real idea de lo que está sucediendo en los diversos sectores de cada área. Al captar las informaciones de diferentes fuentes, él agrupa, filtra y las presenta de forma analítica, más lógica y visualmente más fácil de interpretar, de modo que el usuario no necesite gastar tiempo tratando el dato, pero sí prospectando acciones de mejora.

El uso de KPIs es una manera de garantizar que el programa de BI del departamento de radiología de hecho entregue valor a toda la organización. Las imágenes radiológicas proporcionan informaciones importantes para la decisión de los futuros pasos de un diagnóstico, un tratamiento o acompañamiento de un procedimiento. Por ello, el uso de BI es extremamente relevante para la gestión de la medicina diagnóstica.